Guía del manejo del agua en la producción ganadera

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Agosto 2016
compartir
consumo de agua en bovinos, fuentes de agua en fincas, calidad del agua, ganadería sin agua, ganaderos de colombia, manejo del agua, CONtexto ganadero
La mejor forma de suministrar el líquido a los semovientes es dejarles bebederos con el recurso y que cada uno consuma a voluntad. Foto: CONtexto ganadero.
El agua es un recurso fundamental que mantiene estable la salud de un semoviente y ayuda a mejorar la producción láctea y cárnica. Si un bovino no recibe el líquido en un lapso de 40 horas, su estado corporal empezará a deteriorarse e incluso puede llegar a morir.
 
La función principal del líquido en el cuerpo de la res recae en su crecimiento y desarrollo. En la edad adulta, machos y hembras necesitan el agua para procesar los pastos y suplementos que comen para convertirlos en leche y carne
 
Consumo diario
 
Luis Carlos Arreaza, médico veterinario e investigador de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, en el centro de Tibaitatá, señaló que el agua es un nutriente esencial en los animales, por lo cual necesitan tenerlo disponible para su consumo diario.
 
Aseveró que una vaca bajo condiciones normales requiere como mínimo entre 40 y 50 litros de agua diarios. Apuntó que un bovino puede sobrevivir sin alimento hasta una semana, pero sin beber el líquido no más de 48 horas. (Lea: Consumo de agua y confort animal)
 
Consumo de acuerdo a la producción
 
"Si una vaca produce 30 litros de leche al día, el requerimiento de esta sustancia va a ser relativo a esa cantidad. Además, se debe realizar un complemento entre el porcentaje de agua que tengan los alimentos, como el pasto y la cantidad de líquido que bebe directamente el animal, para que el consumo sea el necesario", explicó.
 
Asimismo, dejó claro que la ingesta de agua también varía de acuerdo con las condiciones climáticas, las altas temperaturas, las horas de mayor incidencia del sol, e incluso los fuertes vientos.
 
Consumo de acuerdo al peso
 
Mario Muñoz Humanes, médico veterinario-zootecnista, manifestó que un bovino debe consumir entre un 10 y 15 % de su peso en agua. Es así como un macho que pesa 450 kilos, tendrá que ingerir por lo menos 60 litros de agua al día.
 
“Si el animal no bebe agua su sistema circulatorio no trabaja. Sin fluido de sangre en el organismo, se verá la disminución en la producción de leche”, recalcó. (Lea: 14 opciones para tener agua en fincas ganaderas)
 
Agua a voluntad
 
El investigador de Corpoica aseveró que es importante que los animales dispongan de fuentes de agua cercanas para que puedan beber a voluntad, porque si estos deben caminar mucho para conseguirla, la energía que gastan haciéndolo se pierde, incidiendo ello en la producción de leche o carne.
 
Calidad del líquido
 
Las aguas contaminadas pueden enfermar o matar a los bovinos y con ello afectar el bolsillo de los productores. Por esta razón, es primordial asegurarse de brindar a los animales un líquido en óptimas condiciones.
 
Los encargados de los animales deben asegurarse de que el agua siempre esté limpia y fresca, pues si usted no quiere beber el agua del establo, las vacas tampoco la querrán.
 
Arreaza señaló que sería ideal que en las fincas hayan fuentes de agua naturales donde no se permita el ingreso de los animales, que el líquido se extraiga y luego se lleve a los bebederos.
 
En el caso de los pozos profundos se recomienda realizar análisis previos para identificar qué minerales contiene el agua porque el exceso de sales puede llegar a ser tóxico para los bovinos. (Lea: 5 consejos para evitar que su ganado consuma agua contaminada)
 
De igual manera el agua contaminada por bacterias puede afectar la salud del hato. Cuando está infectada con heces transmite enfermedades como la salmonella, cryptosporidium y la E. Coli.
 
Los predios requieren del recurso hídrico en cantidad y en calidad para evitar que los rumiantes se enfermen. La mejor forma de suministrar el líquido a los semovientes es dejarles bebederos con el recurso y que cada uno consuma a voluntad.