Calidad de la leche en Colombia disminuye por el verano

Por: 
Andrés Moncada
02 de Febrero 2015
compartir
Calidad de la leche disminuye por el verano
Con higiene en el ordeño se puede preservar la calidad de la leche. Foto: radiominas.
4 factores en el lácteo se ven comprometidos por el cambio climático: Higiene, sanidad, composición y volumen.
 
El valor nutricional de la leche es un aspecto importante en los sistemas de producción y está determinado por múltiples factores como la alimentación, fase de lactancia, genética y clima.
 
Este último aspecto es quizá el más trascendental, pues si bien es cierto que la presencia de la mastitis disminuye cuando existen altas temperaturas, ayudando a la sanidad, por lo contrario, la calidad del lácteo se reduce en materia de composición, volumen y, si no se tiene un buen manejo de ordeño, también en sanidad e higiene. (Lea: Análisis para medir calidad de leche podrán ser hechos por Corpoica)
 
Higiene y sanidad
 
De acuerdo con Enrique Ortega, vicepresidente del Consejo Nacional de la Calidad de la Leche, el láctea en un predio puede perder salubridad cuando se presentan altas temperaturas.
 
Si miramos la parte sanitaria, desde el punto de vista bacteriológico y cuando hay una época crítica de verano, vemos que no hay suficiente recurso hídrico para realizar las desinfecciones respectivas al momento del ordeño, lo que afecta la calidad higiénica de la leche”, apuntó Ortega.
 
Por su parte, Juan Bernardo Villegas, presidente de la Cámara Gremial de la Leche, aseguró que aunque la parte sanitaria de una explotación láctea es más fácil de manejar en verano que en invierno, la calidad composicional se ve afectada por las altas temperaturas. (Lea: Lechería sustentable: ¿más litros por vaca o más litros por hectárea?)
 
Claramente ordeñar vacas es mejor en verano que en invierno. Los problemas de mastitis para la parte sanitaria se mejoran durante la presencia de sol, porque durante las lluvias es más fácil que las ubres se contagien de bacterias”, añadió Villegas.
 
A su vez, Ignacio Amador Gómez, zootecnista de la Universidad Nacional de Colombia, expresó que en materia higiénica la leche sí puede sufrir alteraciones en su calidad por la poca presencia de agua en el predio. (Lea: Cómo mantener a una vaca lechera)
 
Si no hay recursos hídricos se pueden generar dificultades en las prácticas de ordeño. Por ejemplo, sin agua el lavado de cantinas, ubres y manos no se realizará con la misma rigurosidad. Obviamente esto alterará la calidad microbiológica del producto”, ultimó Amador Gómez.
 
Composición y volumen
 
La composición y el volumen de la leche también pueden disminuir por las altas temperaturas, lo que afectará la calidad del producto final. Por ejemplo, entre más rico sean los pastos en proteína, mejor será la composición de sólidos en la leche. (Lea: Sin fertilización no hay forraje y sin pasto no hay producción de leche)
 
Los pastos por lo general tienen un 18 % de proteína. A causa del verano, este porcentaje podría bajar hasta al 12 %, lo que repercutirá en la leche, pues si el promedio de este componente está sobre un 3 % de la dieta diaria del bovino podrá bajar a 2.85 % afectando la calidad del líquido”, afirmó el vicepresidente del Consejo Nacional de la Calidad de la Leche.
 
Una de las condiciones para tener leche de calidad llegado el caso no abunden los forrajes verdes es suplementar el hato. (Lea: Ganadero ejemplar ya tiene silo para afrontar sequía en Colombia)
 
Conseguir suplementos para las épocas de escasez de pastos en las fincas es una práctica común en épocas de verano. El problema repercute en que los complementos alimenticios como ensilajes, maíz o avena ayudan a las dietas de mantenimiento y no de producción, afectando la calidad láctea”, expresó el presidente de la Cámara Gremial de la Leche.
 
Así las cosas, es claro que el verano repercute en la disponibilidad y calidad de la leche, pues la falta de forrajes y de fuentes hídricas afecta las actividades diarias en las explotaciones bovinas.