5 errores de los ganaderos durante la temporada seca

Por: 
CONtexto Ganadero
04 de Agosto 2014
compartir
Sequía en Colombia
Improvisación, no descargar la finca, falta de preparación, deforestación y no cosechar agua, son los errores más frecuentes que comenten los ganaderos durante el verano. Foto: CONtexto Ganadero.
Aunque la principal falencia es la improvisación, los ganaderos incurren en varias prácticas en épocas de sequía que dificultan el quehacer de la actividad. Tenga en cuenta estas recomendaciones para tener un negocio siempre rentable.
 
El Caribe colombiano vive un momento crítico por cuenta del fuerte verano que golpea a la región. El agua es cada vez más escasa, lo mismo que el alimento para ganado, lo que ha obligado a los productores a trasladar sus animales hacia otras zonas en búsqueda de condiciones más favorables y en donde puedan encontrar la oferta de comida y bebida necesaria para sobrellevar las dificultades generadas por el clima. (Lea: Desolación, sed y muerte produce la sequía en Colombia)
 
Pero esta situación podría ser enfrentada por los ganaderos, de no ser por aquellos errores frecuentes que cometen en vísperas de la sequía, los cuales se reducirían ostensiblemente si se hiciera una mejor planeación del trabajo.
 
CONtexto Ganadero le presenta las 5 fallas más comunes cometidas por los empresarios bovinos durante el verano.
 
1. Improvisación
 
Es una tendencia entre todos los ganaderos. El problema se da por no planear con una visión a largo plazo. El productor suele esperar a que se le presente una difilcutad y sobre ella buscar la solución, en lugar de hacer una planeación que le permita tener una medida para diferentes eventualidades. (Lea: Ganaderos de Atlántico y Magdalena, en crisis económica por la sequía)
 
“El error está en no hacer una planeación del trabajo y ser consecuentes con ella. Sí uno tiene un plan de trabajo y sabe para dónde va, esa meta está diseñada de forma tal que el productor pueda ser sostenible a pesar de las circunstancias”, afirmó Michael Rúa Franco, presidente de la Asociación Colombiana de Ganaderos Ecológicos, Bioganaderos.
 
2. No descargar la finca
 
El productor en vez de salir de algunos bovinos ante la carencia de alimento suficiente para suministrarles permanece con ellos, lo que genera altas pérdidas ya que los semovientes pierden peso y a duras penas logran soportar la temporada, e incluso muchos de ellos no logran resistir los embates climáticos y mueren. (Lea: Sequía se ensaña con la zona norte del país, Gobierno no responde)
 
Lo ideal sería, basados en los indicadores de producción, sacar varios animales del hato ganadero, ya que si mueren perjudican de manera más considerable los ingresos y hacen que el negocio pierda su rentabilidad.
 
3. Falta de preparación
 
Con anterioridad, el ganadero conoce el clima que se vivirá en cada región del país, pero en escasas oportunidades toma las medidas oportunas para provisionar alimento y líquido suficiente para las reses. Solo hasta cuando empiezan a perder peso y/o morir se buscan soluciones. (Lea: Ganaderos, los más afectados con el verano en Colombia)
 
“Independientemente de que estemos en invierno o verano, los ganaderos deben preparar y guardar alimento, lo ideal es que tengan reservas de suplementos, elaboren bancos mixtos de forraje, siembren cultivos de caña de azúcar y pastos de corte, elementos que les ayudarán a suplementar sus animales en épocas críticas”, afirmó Leonardo de las Salas, coordinador de la Unidad Regional de Desarrollo Ganadero, en Córdoba, de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán.
 
4. Deforestación
 
Aunque es menos frecuente, antes se creía que una finca era verde y azul (pasto y cielo), dejando a un lado la función que cumplen los árboles, que no solo le brindan confort a las vacas sino que también sirven de alimento como fuente proteica, además pueden ser un negocio como el tema de los maderables.  (Lea: Decretan alerta roja en Riohacha por verano)
 
5. Cosechar agua
 
“El agua no debería ser manejada en jagüeyes, porque son perforaciones en tierra que simplemente son estanques, pero allí el ganado defeca, orina, pisa, se baña, hace de todo y si uno aplica baños a los animales contra garrapatas, esos venenos quedan en el recurso, afectándolo”, aseguró Rúa Franco.
 
Lo ideal sería recoger el agua lluvia y darle un buen manejo a través de redes hidráulicas bien diseñadas, con tuberías, para que el líquido no esté expuesto a la intemperie, sumándoles los reservorios con buenos tanques, que le permitan al productor controlarlas. (Lea: Ganadero, siga recomendaciones de Fedegán para afrontar el verano)
 
Bono: Manejo extensivo de la ganadería
 
En la medida que el productor divida los potreros y haga un pastoreo más racional, los animales van aprovechar mucho más la oferta forrajera que empieza a disminuir en la época crítica, por lo que van a ser menos problemas que afrontar por la falta de alimento.
 
Con la aplicación de estas sugerencias, el ganadero tiene más herramientas para enfrentar la sequía y serán menos las pérdidas económicas que deje una época crítica al interior de un predio. (Lea: La producción láctea ha caído cerca de un 40% por el verano)