Agrosavia avanza en evolución genómica de bovinos criollos

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Noviembre 2020
compartir
Agosavia, Razas criollas, material genético, mejoramiento genético, Romosinuano, costeño con cuernos, Blanco Orejinegro, Chino santandereano; Sanmartinero, hartón del valle, carne, leche, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Desde sus diversos centros de investigación, Agrosavia viene trabajando en la conservación y mejoramiento de las razas de ganado criollo. Foto: editorial.agrosavia.co

La protección y conservación del material genético de las razas criollas es fundamental para la preservación de estos animales y esta labor está en cabeza de Agrosavia que ha desarrollado programas de mejoramiento genético.

 

Según el Zootecnista, Ph.D Investigador de Agrosavia, William Burgos, en una charla organizada por criollistas convencidos, la entidad trabaja, actualmente, en la costa norte de Colombia en el Centro de Investigación Turipaná con las razas Romosinuano y Costeño con cuernos, mientras que en el centro del Nus se hace con el Blanco Orejinegro y el Chino santandereano; en La Libertad con el Sanmartinero; y en el de Palmira con el Hartón del Valle. (Lea: ¿Por qué es importante tener razas criollas en el hato colombiano?)

 

Todas ellas son razas con gran aptitud, algunas más asociadas a carne como el Romosinuano o Sanmartinero, mientras que otras están más orientadas a leche como el Hartón del Valle.

 

El objetivo es la búsqueda de mayor productividad de los animales lo cual requiere de un manejo integral óptimo que va más allá de la genética e implica esquemas de nutrición, un manejo sanitario, un seguimiento constante de la reproducción, bienestar animal, elementos de gestión de las empresas, todo lo cual confluye para que los sistemas de producción vayan creciendo día a día.

 

Desde el punto de vista de la genética se debe tener un control de los datos productivos y genealógicos de la producción. Cuando un sistema está basado en una información con individuos que tienen muchos hijos y que permite alcanzar niveles robustos de información genera que estos datos sean confiables, aseguró el investigador.

 

El problema, dijo, es que todavía hay limitación en los datos de valoraciones genéticas asociadas a razas criollas. “Tenemos que ser conscientes que la información de pedigrí nos ayuda a controlar esa consanguinidad, a identificar un adecuado uso de los reproductores. Es muy importante el control de las poblaciones”. (Lea: ¿Por qué los ganaderos están usando las razas criollas nuevamente? Responde Ricardo Camacho)

 

En muchos predios hace falta los registros productivos y genealógicos y ese seguimiento es fundamental. Cuando se trata de trabajar con algunos productores el punto de enlace es la genealogía pero a veces se pierde el control genealógico de algunos individuos y se puede tener animales de un toro famoso o con buenas características o también que generan crías que no son favorables para la población.

 

Por eso hay que recolectar la información, generar el dato, tener claro el control y buscar la manera de asociarse para obtener bases de datos más confiables y robustas en la valoración.

 

No obstante, las pruebas de desempeño han permitido presentar animales de gran capacidad genética que se articulan a las bases de datos y que forman parte de las evaluaciones genéticas.

 

En la actualidad se tienen hasta 13 pruebas de comportamiento en el caso del Blanco Orejinegro, cinco en Sanmartinero y se empezó una nueva para el Costeño con cuernos. Se han identificado 96 reproductores del cual se tiene material genético que permite llevarlo a los productores. (Lea: Importancia y cruce de razas criollas en los hatos colombianos)

 

También hay herramientas que van más allá de los datos. Cuando se tienen dos fenotipos con unas características muy particulares, se esperaría en ocasiones términos medios o los resultados se alejan de lo que se espera en los sistemas de producción todo gracias a la variabilidad genética de los individuos.

 

¿Por qué analizar el genoma de un animal? Las razas criollas tienen una gran variabilidad, tienen una información mediada por la selección y la adaptación; si existe la herramienta molecular que ayuda a aumentar la confiabilidad se debe aprovechar, aseguró Burgos.

 

Esto ya se ha visto en razas como holstein, angus o brahman y es que la información genómica aporta una ventajas gigantes como reducir el intervalo generacional con lo cual afecta de manera positiva el progreso genético.

 

Agrosavia cuenta con una red de productores para identificar la información genómica de 4.700 animales criollos.

 

El Hartón del Valle por ejemplo es una raza de gran interés por su habilidad lechera pero que no ha tenido un seguimiento constante. Desde 2018 se empezó a indagar en la raza y se comenzó con un análisis de la estructura poblacional. Se empezó con 96 individuos pero ya van 270 y ya se puede dar una referencia de dónde están los reproductores que puedan ser clave para ser usados en programas de conservación o de mejoramiento. (Lea: Así trabaja Agrosavia por las razas criollas y el Brahman en Colombia)

 

Ahora el reto es generar la información fenotípica y por eso Agrosavia realizará la primera evaluación de asociación de genes con fenotipos de producción de leche, crecimiento y reproducción.

 

Otra raza con la que se trabaja es la del Chino santandereano pero una de las mayores dificultades es que no se tiene un censo de estos animales. No obstante, ya se empezó a identificar una estructura genética, se entiende la diferenciación de esta población, hay una características ambientales que posiblemente han incidido en su distribución y gracias a ello se tienen identificados algunos reproductores que podrían ser de interés para el manejo y la conservación de la raza.

 

Se encontró que la información genómica de esta raza todavía requiere de más datos porque no se logra diferenciar de otras poblaciones y algunos que no son chino molecularmente pero sí fenotípicamente. Hay interrogantes genéticos que todavía se deben evaluar.

 

En la actualidad se tienen genotipados alrededor de 700 individuos de cada raza pensando en la formación de una población de referencia y se debe fortalecer la estrategia de selección a través de la identificación de patrones selectivos. (Lea: 5 razas de ganado criollo que están en peligro de extinción en Colombia)

 

No se puede atribuir la respuesta productiva a un gen, no obstante existen algunos que tienen alta relación con la productividad.

 

El seguimiento productivo permite maximizar la ganancia genética y minimizar la consanguinidad

 

Se necesitan datos no solo de los centros de investigación sino de los que cada productor genera a diario para hacer las evaluaciones genéticas y definir los reproductores con mayor capacidad en los respectivos sistemas de producción, concluyó el investigador.